¡Conoce a Sandra Mayor, Health Coach!3 min read

Comparte salud

Soy Sandra Mayor, Administradora de empresas, Health Coach, y apasionada 100% de la vida saludable. La real, la humana. La que te hace sentir bien físicamente, pero también mental y emocionalmente. La que te enseña a disfrutar la vida cuidando de ti.

¿Cómo llegó Sandra Mayor al Health Coaching?

Después de salir de la universidad, trabajé por 12 años en la industria financiera. Aprendí muchísimo, conocí grandes amigos, pero en los últimos años empecé a notar que faltaba algo. Faltaba esa emoción del día a día, ese propósito que te hace saltar de la cama y que te marca el norte.

Norte que no descubrí hasta que decidí aprender a comer.

Aprendí a comer para mí y para mi vida. Para verme bien pero sobre todo para sentirme bien. Me había cansado ya de seguir dietas para alcanzar un peso determinado para una fecha específica (lo que me llevaba a subir y bajar de peso a cada rato). Sumé el ejercicio, con rutinas y disciplinas que disfrutaba. Todo dejó de ser un “tengo que hacerlo” y pasó a un “quiero hacerlo”.

Y si se preguntan qué tiene que ver el aprender a comer con mi cambio de carrera, aquí va. En este aprendizaje, de pronto me vi con 5 libros de nutrición casi enterrando a los de finanzas. Todo lo que aprendí, lo que mi cuerpo y mi mente empezaron a sentir con el cambio, y el simple hecho de haberlo logrado siendo tan “yo” (amante de la comida y amiga de la flojera), hizo que quisiera acompañar a más personas a hacer ese cambio que tanto buscamos, pero que muchas veces no sabemos cómo alcanzarlo.

Ahí estaba ese propósito que andaba buscando.

Así, a mis 33 años, me inscribí en el Institute For Integrative Nutrition de Nueva York para la Certificación de Health Coaching, donde cursé también la especialización en Alimentación Emocional un año después.

¡Conoce a Sandra Mayor!

El mayor aprendizaje de Sandra Mayor

Cuando creía que ya lo sabía todo, esta certificación me enseñó que aún había más. Que la vida saludable no se consigue solo aprendiendo a comer. Un plato rico en nutrientes quizás no ayude mucho si hay otras áreas de nuestra vida que no están bien. Actividad física, relaciones, finanzas, vida social, TRABAJO. Auch.

(Aprender esto, sumado al apoyo de mi familia y amigos, fue lo que necesité para decidir renunciar a mi trabajo en inversiones y dedicarme full time a mi nueva carrera).

Y además, ¿cuántas veces nuestros malos hábitos de alimentación son consecuencia de desbalances en esos otros aspectos de la vida? Una vida ajetreada, sin pausas, puede llevarnos a recurrir más al fast food. La falta de conexión con personas queridas puede hacernos buscar refugio y “compañía” en alimentos ricos en azúcar y grasas.  La mala calidad de sueño perjudica nuestra regulación de hambre y saciedad durante el día.

Entonces ya nos vamos dando cuenta dónde tenemos que poner nuestras balas.

2020

Este año fue EL año. Mi renuncia, la pandemia, muchos retos. Pero estoy feliz. Feliz en el camino que estoy trazando. Feliz con lo que aprendo día a día. Feliz de compartir ese conocimiento con más y más personas. Feliz de aportar desde aquí a que este mundo sea un poquito mejor.

Sandra Mayor.

Deja una respuesta

Cerrar menú